mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XX

.
.
Especial para “El Tiempo” de Valera


En enero de 1920 aparece en Santa Ana de Trujillo su primer periódico, diminuto órgano de prensa en treinta y dos avo, con cuatro páginas y editado en los talleres de la Imprenta El Iris, de Pampán.

El Simoun tuvo un cuerpo de redacción formado por Ramón Perozo, Juan el Bizco y Tomás el Cojo. En sus mínimas páginas leemos poesía y ante todo unas breves noticias irónicas y algunas otras informaciones.

El número dos apareció el 1º de febrero con una editorial en verso, “A mis amigos”:

“Aquí vendo de nuevo, amigos míos,
no a dar satisfacción. Yo soy soldado
que al campo marcho con ímpetus bravíos,
mi corazón bien puesto y mi fusil al lado.

Serán por cierto rudos los embates
pero aquí vengo yo con mucha fuerza
y como el primero originó embates,
sale el segundo brioso y sin pereza.

Señoras, señoritas y señores:
cerrad tus bocas con candado fuerte,
pues Simoun es orígen de temblores,
de cataclismo, horrores y de muerte.

Y para evitar todo eso, cuando ustedes cierren
yo cerraré también estas columnas,
contad conmigo, yo cuento con ustedes,
y hasta luego Simoun, hasta otra vista.

TOMAS EL COJO”


En cada suelto notamos la ironía profunda, hasta la enfadosa sátira, agrísima, alusiones de machismo, de venganza, de ardientes deseos de combatir en el terreno de las enemistades personales. Conocemos estos dos números reseñados.

En Boconó apareció en el mes de abril de 1920 un periódico mensual, de carácter religiosa, órgano de la Sociedad de Nuestra Señora de Carmen”, dirigido y redactado por Rafael Antonio León y administrado por Cesario Aldana, dedicado a la materia teológica y a las informaciones al respecto, no teniendo sino de cuando en vez una que otra colaboración firmada, como la de Diego Uribe en el número 18, del 24 de octubre de 1921.

Publicaba mensualmente el movimiento de la Caja de la Tesorería de la Sociedad Nuestra Señora del Carmen, así como avisos, Algunos números aparecieron en papel de colores varios. Son abundantes las listas de contribuyentes para diferentes necesidades del templo del Carmen, Mensajes Oficiales y Discursos de la misma procedencia. No menos interesantes resultan las nóminas de “Los padrinos nombrados par la bendición” de tal o cual santo y el aporte que ofrecían. El último número apareció el 24 de julio de 1924, con un panegírico al General J.V. Gómez y con frases elogiosas para el régimen y la política de “paz y trabajo”.- jdbp.-

.
.

Rafael Ramón Castellanos