mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XXX

.
.
Especial para “El Tiempo” de Valera


El 11 de abril de 1923 circuló en Trujillo el primer número de Juventud, periódico ocasional debido a la tesonera labor de un grupo de estudiantes del Colegio Nacional de Trujillo. Es un periódico vivo, palpitante, con todo el amor poético de una juventud rebelde y viril. Fueron Directores – Redactores, R. A. Pérez Arjona y Joaquín Gabaldón Márquez.

En sus páginas aparecieron poemas de José Félix Fonseca, la musa social de Gabaldón Márquez, el romanticismo de E. Álvarez de Lugo, lo histórico en la pluma de R. A. Pérez Arjona, F. Guerrero K. Enrique Gómez Carrillo.

En Juventud hubo mucho seudónimo. De todos hemos llegado a saber que quien escribió con el de KARI KARI fué Fonseca. En el número cinco, del 25 de junio, leemos poemas de Santini Ordóñez, y Pérez Arjona, crítica literaria de Rómulo A. Sánchez y Gabaldón Márquez. Aspecto éste muy satisfactorio y lleno de una violenta interpretación revolucionaria y candente de ciertos libros y ciertos hombres. Conocemos solamente cinco números. Ni sus directivos recuerdan cuántos aparecieron. Aparecía sin pie de imprenta.

Por esta misma época creemos que apareció en los días finales del mes de diciembre la Fortuna, en Carache, pero no hemos corrido con suerte en cuanto a informaciones al respecto.

Más no podemos pasar inadvertidos ante una noticia que transcribimos con la exactitud con que apareció en el semanario Paz y Trabajo, de Trujillo en los últimos meses de 1923: “José Florencio Hernández, el periodista monstruo, gloria legítima de Carache, acaba de sufrir un desgraciado percance tipográfico – carretero, que nuestro colega El Tocuyo relata de la siguiente forma:

“Un percance.- El señor José Florencio Hernández, quien procedente de Quibor se halla en esta población, de paso para Carache, donde reanudará sus tareas periodísticas con su periódico El Interés Público, que hasta ahora venía publicando en la primera de las ciudades nombradas, ha sufrido la pérdida de tipos (25 kilos de peso) que le encomendó a un carretero que se dirigía a esta población y cuyo nombre no recuerda. Sobre el cajón se lee este epitafio: JOSE FLORENCIO HERNANDEZ – TOCUYO – Excítanosla las casas de comercio tocuyanas que tengan carros, hacer el debido registro en sus almacenes a ver si consiguen el preciado parque tipográfico de José Flor”.

El 31 de diciembre circuló en Boconó uno de esos periódicos que tienen a pesar de todo una historia completa en su haber y que no dejan de causar admiración por la caprichosa forma de sus colaboraciones. Se llama El Zurriago, con la particularidad de que fué un “número único”, como está anunciado bajo del mote. Está lleno se siluetas criollas y perfiles, simpáticas críticas y una jocosidad admirable. Estaba dirigido por quien se ocultó bajo el seudo nombre de “Un desocupado”.

Con ocho páginas en formato octavo nació en Boconó el 17 de agosto de 1924 El Álbum, “órgano de intereses generales” dirigido y redactado por Félix Berbecí Pérez, con la singularidad de que las condiciones se las reservaba el Director.

Con muchos seudónimos circularon dos números, siendo el segundo de 6 de septiembre, con las secciones siguientes: Álbum Poético, con colaboraciones breves, una dedicada expresamente al General Juan Vicente Gómez; Álbum Social, con informaciones de la ciudad; Álbum Jurídico, comentarios del caso y Álbum Escolar con el aporte de alumnos de la Escuela de la ciudad.

El Indio Libre apareció en Trujillo en los primeros días del mes de abril de 1925, dirigido y redactado por el bachiller Diego Godoy Troconis y R. Octavio Azuaje y administrado por A. Lomelli Rosario.

El Decembrino de La Quebrada, vió luz en 1925 también como periódico de intereses generales, entamado octavo, cuatro páginas, sin pié de imprenta, Pese al nombre tan político en la hora crucial de la situación venezolana, este vocero, era casi exclusivamente literario, aunque editorializaba a veces sobre el Presidente de la República y sus actos.

La sección poética es elocuente. Allí encontramos versos cariñosos, emotivos, inspirados, de muchos de nuestros valores literarios de ayer y de siempre, y de muchos de los que tuvieron aquella vena poética que se las arrastró al mundo del olvido al ejercicio de las profesiones u otras actividades públicas.

En El Decembrino leemos sonetos puros, sonetos con el alma de nuestro pueblo metida en cada verso de Rafael Ángel Barroeta, A. Lomelli Rosario y Ramón Benítez. Las otras colaboraciones son históricas o en prosa exaltada y poética, como las de Silvia A. Villegas y de un colaborador que se ocultó como J. A. A.-

Las Notas son interesantes, forjadas con soltura, unas de felicitación, otras de información social y algunas de reproche. El último número que conocemos es el 4, del 27 de mayo de 1925. Fue su Director, A. Lomelli Rosario y Administrador, J. Antonio Araujo.

En formato octavo, con cuatro páginas, apareció en Boconó el primer número de El Oriental, órgano de intereses generales, cuyo Director – Redactor era Juan José Andueza y Administrador Rafael D. Hidalgo. Entre sus colaboradores tenemos a R. González S., Francisco Bocaranda. El número 10 es del 10 de diciembre de 1925.- jbdp.

.
.
Rafael Ramón Castellanos