mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XVIII

.
.
Especial para el Diario “El Tiempo” de Valera.-


Como órgano quincenal apareció el 28 de febrero de 1914 en Valera una “publicación independiente” intitulada Hoplitites, de “intereses generales, ciencia, literatura y variedades”. Tamaño octavo cuatro páginas y editado en la Imprenta “El Iris” de Pampán, siendo su Director – Redactor un sacerdote, quien se ocultó con el seudónimo de Álvaro del Campo y que nos inclinamos a señalar como Monseñor Miguel Antonio Mejías.

En los márgenes de la primera y última página, partido por el doblés encontramos un aviso muy original del Bazar Jiménez, de Juan de la Cruz Salas, en San Lázaro, con teléfono Nº 21. Entre las páginas dos y tres sucede lo mismo con un aviso de las máquinas Singer. Hoplitites nos regala poesías y prosas breves de Manuel del Palacio, Adolfo León Gómez, Ricardo Nieto, Ismael Enrique Arciniegas, Guillermo Valencia, Enrique Pardo Farela, Benedicto Peña, etc. En el número 4, del 15 del abril, leemos una carta abierta que Carlos Medina Chirinos dirigió al General José María García, al ser éste designado par ocupar el cargo de Presidente del Estado Zulia. También textos sobre la enseñanza de Balmes. La típica sección “De todo un poco” contiene noticias de la ciudad, críticas constructivas, máximas morales, remitidos, sentencias, cartas públicas, dedicatoria, etc.

El primer periódico infantil aparece en Valera diciembre de 1914, dirigido por un maestro de escuela de larga y fructífera trayectoria y se trata de El Escolar, órgano del “Internado Faure” anexo a la Escuela “Ricardo Labastida” de 1º y 2º Grados, para varones. Era mensual y gratuito, no incluía avisos, ni remitidos y la colaboración expresamente solicitada. Se editaba en los talleres de la Tipografía “El Iris”, de Pampán, cuyo Director, Fernando Segnini Lupi, alguna vez incluyó sus lacónicas, pero documentadas colaboraciones sobre la docencia.

En sus páginas aparecieron los Reglamentos del Consejo Nacional de Instrucción y la nómina de los alumnos de la Escuela, así como notas históricas sobre Valera y algunas otras poblaciones de los Estados Mérida y Táchira.

Para un análisis de la estadística escolar nuestra, El Escolar puede llegar a ser de obligada consulta. Allí publicó el viejo maestro José Luis Faure datos muy valiosos sobre el movimiento de los institutos valeranos, así como los recuentos mensuales de la escuela que ya citamos.

La noticia de la muerte del doctor F. Guevara Rojas fue acogida son unánime tristeza en estas páginas, pues no solamente el maestro Faure escribió inmensamente conmovido, sino que además aparecieron semblanzas de los alumnos más avanzados. Conocemos veinte números de El Escolar, el último de septiembre de 1916.

En el mes de junio de 1915 vió en Pampán el primer número del periódico ocasional El Rosal, de cuatro páginas y treinta y tres centímetros de largo por diez y medio de ancho, editado en la Imprenta de “El Iris”. Era un órgano de “índole literaria” redactado por Fernando S. Segnini, Azarías González C. y Ambrosio González G.

Reproducciones de Rubén Darío, Julio Flores, Alfredo Arvelo Larriva aparecen en sus páginas, seguidas de la fecunda lírica de Fernando Segundo Segnini quién en cada número publicaba dos poemas calzados con su firma y cuando menos uno rubricado con el seudónimo de Aquiles Pinto, publicando “postales” con el de Alelí. Otros colaboradores son Santiago Morillo, Juan Valera, Antonio J. Gutiérrez, Luis F. Oliveros y Luis G. Urbina. Los Seudónimos fueron comunes – como no es nada extraño en este tipo de publicaciones -; entre estos sobresalen: Uno de los Tres, firma depositada de quien por largo tiempo tuvo a cargo la página editorial que no era más que “Rosas de El Rosal” o atractivas cuitas a una de las más lindas demás del poblado. Se trata del primero de los redactores. En cada número aparecían epigramas como por ejemplo el de Josefa Antonio Segnini: A INSIGNE ANTOJO SE FIAN. A partir del número 4 del 16 de septiembre de 1915 se separó de la Directiva Ambrosio González G., y quedó esta sección firmada por Uno de los Dos, que se desenmascaró mas adelante con Azarías González, final estará firmada con las iniciales de Fernando S. Segnini.

Otros seudónimos son: Ámbar Gris, Eusebio Blanco, Jacinto y Amable Generoso Gil, Ambrosio González G., Irónico P. Quin, y Pancrecio Miguel Orangel Segnini. Colaboraron firmando con las iniciales Fernando Segundo Segnini, Azarías González C., Juan Valera, Andrés A. Castro, María José Castro.

Ambrosio González G., por haberse ausentado de Pampán, dejó de ser directivo de El Rosal desde el 16 de septiembre de 1915. Azarías González C. se retiró también el 10 de junio de 1916 por causas análogas al del otro compañero, quedando Segnini como Director – Redactor, cargo que tuvo por muy breves tres días pues el periódico dejo de circular el 29 de julio de 1916. Habían aparecido doce números.-

.
.

Rafael Ramón Castellanos