mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XXV

.
.
Especial para “El Tiempo” de Valera


Como ya expresamos en Paz y Trabajo, muy imparcialmente, podemos discriminar a los colaboradores gracias a la forma de estas producciones y a la organización en sus páginas. En lo regimenista o político leemos artículos de Joaquín Cegarra, Humberto Álvarez de Lugo, Antonio Araujo, José Felipe Márquez, Sancho J. Román, Ada Anselmi, Mariano Méndez, Antonio Dávila, F. Guerrero F., Luis María Soto B., F. Lozada y Corrales.

En lo literario cabe destacar a Pablo Domínguez, José María Flores, José Félix Fonseca, María Clemencia Camarán, Abrahan González G., E. Ramírez Ángel, R. Octavio Azuaje, Marietta Ruiz de la Cosa, Samuel Barreto Peña, Domingo Martínez, Héctor Galan, Avilio Gutiérrez, Julio Vives Guerra, Pedro Santini Ordóñez, José Abel Ángeles, César Flavio, Leoncio Martínez, Ramón Hurtado, Francisco Pimentel y R. Lleras Codazzi.

En lo histórico a Jesús Carrillo (Una anécdota del General León Colina – Nº 50 – 1º de marzo de 1923) Juan J. Carrillo Guerra, Pbro. J. M. Guevara Carrero, M. Toro Chimíes, Alejandro Fernández García, Pedro A. Carrasco y Pedro Toledo Carreño.

En lo judicial a Francisco J. Parra (Declaratoria de Legitimación – Bibliografía – Nº 159 – 12 de abril de 1924) Roberto Álamo Ibarra, Carlos A. Cárdenas y Louis Forest.

En el aspecto bibliográfico vemos en Paz y Trabajo varias reseñas de libros que merecen ser citadas: “Emilio Menotti Spósito – CANTOS BARBAROS – Imprenta Bolívar – Caracas 1920” – “Manuel Rasch Isla – LA VISION, poema en dos cantos – Bogotá, Tip. Ariel 1925” – “La Hora Literaria – LAS PRIMERAS MIESES – Gustavo Fuenmayor – Maracaibo” – VIDA PROVINCIANA “Memorias de un Muchacho” por Tulio Febres Cordero – Mérida, Tip. “El Lápiz 1924” – “PRO MISSIONIBUS – Mario Briceño Irragorry” – etc.

El número 119, del 7 de julio de 1923, es una información total sobre la muerte del General Juan C. Gómez y una serie de Decretos, Acuerdos y Adhesiones sobre el caso, exaltando los factores positivos del régimen. Son tan frecuentes los avisos desplegados que en síntesis no nos ofrecen ninguna novedad, a excepción de la frecuencia de los de la Compañía del Gran Ferrocarril de la Ceiba.

La proclama del General Vivencio Pérez Soto a su llegada a Trujillo como Presidente del Estado fué publicada en Paz y Trabajo en letras destacadas a todo lo ancho de la página en el número 153, del 1º de marzo de 1924.

En el número 155, del 15 de marzo siguiente aparece la nómina total de los empelados que nombró al General Vivencio Pérez Soto para que colaboraran con él en actividades administrativas.

A medida que avanzaba el tiempo en Paz y Trabajo se eliminaban secciones para darle paso a otras. Una fué Diferencia y Parecidos, joco-seria. En sus páginas leemos Comunicados de la Delegación Nacional de Instrucción Pública, Contrato de Prolongación del Ferrocarril hasta Valera y un ramal de Sabana de Mendoza a Motatán, Editoriales sobre “Venezuela rodea a Gómez” y Discursos del Benemérito Presidente.

Barreto Peña publicó en el semanario algunos cuentos suyos muy amenos, los cuales merecieron elogios, elogios que recibió también por su periódico de parte de muchos coterráneos. El maestro Laudelino Mejía compuso una marcha intitulada Paz y Trabajo “dedicada al talentoso Director de este semanario de la causa”. También muchos trujillanos residenciados en Caracas y otras ciudades demostrándole a Barreto Peña todo un caudal de aprecio y de reconocimiento por su faena.

En el Nº 163, del 20 de mayo de 1924, a toda página primera leemos un discurso pronunciado por Leonte Olivo e intitulado “La Fiesta del Árbol”.

Como Barreto Peña publicó por estos días su poemario Con las alas abiertas el semanario fué portavoz de los comentarios y juicios aparecidos en la prensa a raíz detal. De La Voz del Atlántico de Bluejeilde (Nicaragua) reproduce un valioso artículo de Leonidas Ocon. De nueva Orleans una amigable carta a Mario Briceño Iragorry, de París otra de A. Zérega Fombona, de Bogotá una de Miguel Rasch Isla, de Montevideo un juicio aparecido en el vocero La Democracia y una esquela de salutación de la célebre poetiza Juana de Ibarborou.

Ocupando toda la primera página del Nº 172, del 26 de junio de 1924 leemos un elocuente discurso de Luis Valera Hurtado, pronunciado en la inauguración de la estatua del doctor Cristóbal Mendoza.

.
.
Rafael Ramón Castellanos