mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XXIV

.
.
Especial para “El Tiempo” de Valera


El 1921 empezó a circular en Trujillo en periódico que en el fondo merece un buen estudio por una serie de circunstancias que motivaron su vida y por la actuación definida que desplegó siempre. Era Paz y Trabajo, un semanario sabatino con el lema “Por la Patria y por la Causa” dirigido por Samuel Barreto Peña, en formato cuarto con cuatro, ocho y más páginas, sin pie de imprenta.

En Paz y Trabajo la opinión era incondicional para la política reinante, pero independiente en lo literario y en lo histórico, llegando a ser posible clasificar sus colaboradores definidamente en aspectos, sin más justeza que el encuentro con los artículos de estas páginas a las que muchos trujillanos destacados hoy día en la prensa, la investigación histórica y científica y en el ensayo, deben su formación inicial.

Paz y Trabajo tuvo secciones para todo. La reproducciones fueron tan frecuentes que es largo enumerarlas, la mayoría de autores franceses tomadas de Diario Latino, El Diario de Carora, El Universal de Caracas, El Paréntesis de Villa de Cura, El Interés Público de Quibor, El Tocuyo de El Tocuyo, La Religión y El Correo de Caracas, Amor Patrio de Quibor, Heraldo Iberoamericano de Hansburgo, Exelsior de Maracaibo, El Impulso de Barquisimeto, El Impulso de Maracaibo, El Globo y El Heraldo de Barquisimeto, Pastiches Criollos de Caracas, El Escudo de Santa Bárbara del Zulia, El Artista de Duaca, El Conciliador de Coro, El Trópico de Barquisimeto, El Nuevo Diario de Caracas, Correo de Guayana de Ciudad Bolívar, Ecos del Trabajo de Barquisimeto, Notas de Barquisimeto, El Imparcial de Acarigua, Patria de Mérida, Voz del Siglo de San Cristóbal, La Quincena Literaria del El Tocuyo y Truxillo de Trujillo.

En poesía encontramos confundidos en estas páginas nombres de figuración internacional con nombre de poetas nuestros que empezaban a inspirarse. Unos y otros hacen un gran juego desde Rubén Darío hasta Pedro Santini Ordóñez, Leonte Olivo, A. Baptista Quevedo, María Clemencia Camarán, Antonio Spinetti Dini; desde Guillermo Valencia, Pedro Mata, Amado Nervo, Eduardo Díaz Lema, Julio Herrera y Reissing, Alfonsina Storni, Leopoldo Lugones hasta Rafael Ángel Barroeta, Luis E. Salvi, Miguel Rasch Isla, César Echegaray, Francisco Pimentel, F.A. Pino. Son también muy difundidos los poemas de Gabriela Mistral, F. A. Pino Velásquez, Joaquín Dicenta, G. Texier Hunda, Rosario Sansores, Lorenzo Valero, Felipe Sassone, Dalmira Agostini, Roberto Montesinos, Rafael V. Torres Blanco, Ricardo León, Julio Flores, Eduardo E. Mazzey, Rómulo Carrillo Araujo, J. N. Perdomo, Luis Enrique Mármol y Francisco Lazo Martí.

Vicencio Pérez Soto, figura descollante del gomecismo, también colaboró en Paz y Trabajo con sus “prosas poéticas” de acentuado romanticismo.

Los editoriales de este sabatino muchas veces fueron reproducciones sobre la labor del régimen o de algún otro tópico político de actualidad. Merecen destacarse también las notas sobre la ciudad y la formación social. En lo literario encontramos trabajos de Emilio Constantino Guerrero, Luis Urbaneja Acheophol, Pedro Emilio Coll y Ricardo Palma.

En lo referente a la narración leemos en Paz y Trabajo muchos cuentos de procedencia francesa, calzados por destacados escritores de la época, y en otras oportunidades los cuentos nuestros ya conocidos de todos y por autores que no escapan a nuestra memoria, así como relatos de algunos de los escritores trujillanos que se iniciaban en la gran faena.

La sección Viendo y Comentando es una serie de breves noticias más bien históricas que sociales, tendientes a crear una información didáctica. A veces encontramos avisos en forma de crónica, que engañan a simple vista y que los consideramos como tales después de haber leído un buen trozo de prosa necia y pegajosa.

El recuadro de las condiciones había veces que no aparecía para informar en él lo publicado en la segunda página, de tenor oficial: Memorias y Cuentas, Acuerdos, Decretos, etc. No siendo escasos los Discursos de Diputados a la Asamblea Legislativa y los Comunicados del Gobierno por inauguraciones u otros similares motivos.

.
.
Rafael Ramón Castellanos