mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XVII

.
.

Especial para el Diario “El Tiempo” de Valera.-


En el año de 1913, de doloroso recuerdo en la historia de la representación política en la región y punto de partida de grandes pugnas en todos los órdenes sociales y familiares, es también de menguada actividad periodística en el Estado. Cuatro números aparecieron, el último del 4 de mayo del Helicón, periódico valerano en octavo y cuatro páginas, dedicado a “Literatura y Variedades” dirigido por P.J. Briceño Cols y redactado por R.M. Villasmil Briceño, Rubén Briceño C. y J.S. Simancas Herrera, administrado por J.N. Rivas, alumnos del Colegio “Santo Tomás de Aquino”. Se publicaban en él poemas breves y hasta simbólicos de Tomás Ignacio Potentini, más las colaboraciones de J.M. Rosales Aranguren, Rubén Briceño y F.S. Quintero B.

El 1º de junio vió luz en Valera un periódico de 27 centímetros de largo por 8 y medio de ancho, denominado El Simoun. Tenía como Director a José Tomás El Bizco y como Redactor a Juan El Cojo. Difícil resulta adivinar quienes fueron los periodistas que se ocultaron bajo estos tan espectaculares seudónimos. Era “un periódico dedicado a la crítica,” pero a una crítica personalista. De la impresión que nació con la intención de burlar de burlar a varias familias y personajes de la ciudad. El segundo y último número es del 1º de julio.

El 6 de agosto, circuló en Valera otro periódico anónimo, crítico y jocoso, más vivo y más palpitante que el anterior, con la idea de anular a un empírico de la medicina, pero fué metódico, modelador, ruidoso y en si pícara actitud hasta celoso del buen orden de las cosas. Tamaño diez y seis y cuatro páginas. Su nombre es El Curandero Cháves “órgano de la Universidad Privada que fundó el Loco de Valera en las afueras del poblado para ilustrar ILUSTRES”. Atacaba a los brujos de la región y llamaba a las autoridades a ejercer con mano dura estos pero solicitaba, por clemencia que proveyeran de médicos las regiones aisladas del Estado, donde las epidemias hacían de las suyas y morían los “pobres y los ricos” abultadotes unos, apalillados otros, enfrijolados estos, acarautados aquellos”. Suponemos que circuló un solo número, dirigido por El Brujo Hermoso de las Riveras del Motatán, y como Secretaria, La Linda Samaritana que enamora al Sacristán Cleto.

El 17 de Mayo de 1913 apareció en Trujillo el Boletín de Noticias, en tamaño octavo, y dos páginas, diario gratuito editado en la Imprenta Oficial del Gobierno del Estado, empeñado en presentar información del régimen. Publicaba también algo de literatura, pero con tendencia a las reproducciones de El Nuevo Diario de Caracas. También habitualmente incluía avisos de los profesionales del lugar. Algo que no hemos podido descifrar en el periódico es una especie de crítica o de humorismo en breves palabras, como por ejemplo: Alarma Que ha perdido usted? Monseñor Carrillo.

El 29 de mayo, con el número doce, cambió su monotonía y a más de haber aumentado a cuatro el número de sus páginas aparecen comentarios sobre pasajes de la vida regional, reseñas, de fiestas sociales y nacionales, y reproducciones de escritores venezolanos.

El 331 de mayo, cuando apenas habían circulado catorce números, lo vemos desaparecer. No tuvo Director, ni redactores que figurasen en la página principal. Tan sólo sabemos que su Editor fué J.E. Novelli, periodista de muy larga actuación en lo medular del periodismo – Trujillano.-

.
.
Rafael Ramón Castellanos