mayo 02, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO XVI

.
.

Especial para el Diario “El Tiempo” de Valera.-

Terminamos el análisis de la historia del periodismo trujillano en el año de 1912 con la reseña de El Mercurio, aparecido en Valera el 23 de agosto. Si Director – Propietario era el aguerrido y valiente periodista Pompeyo A. Oliva, quien la cuidad desarrolló labores gloriosas dentro del periodismo. Es este hombre el mismo que en 1900 dirigió El Correo de Valera, primer periódico ilustrado publicado en el Estado Trujillo. El Mercurio tuvo como Redactor y Administrador a J.R. Jiménez, y se editó en la Tipografía del Centro Industrial. Publicó poemas satíricos contra la dictadura, los caciques. Martilladores de los entuertos sociales, hacía reproducciones de algunos voceros extranjeros. En sus páginas se siente la gran fiebre de combate que caracterizó a los periodistas enemigos de las administraciones guzmancistas, fiebre que acumuló El Mercurio, pero en contra del gomecismo, pero está llama se apaga cuando F.J. Jiménez deja el cargo de Redactor, al ser sustituido por el bachiller Américo Briceño Valero, quien empieza se desempeña a partir del número 21, quien viró hacia otro aspecto: exponer la materia histórica con ahínco y espiritualidad. Desde el número 23 empieza la serie de un folletín inserto en las dos últimas páginas del periódico cuyo autor es el mismo Briceño Valero, titulado “Elementos de Cronología”.

El Mercurio es un periódico de tamaño cuarto, con una diagramación atractiva y una técnica muy moderada en la creación del aviso comercial. Facilitaba la inserción de artículos largos porque el tipo de letra era muy pequeño y muy claro y abundan trabajos que una fuente inagotable de costumbres e historia trujillanas, que han sido reproducidos en otros órganos de prensa o han sido transformados en libro.

En el número 25, de fecha 5 de julio, Américo Briceño Valero publica la primera parte de un concienzudo estudio titulado Quienes eran los cuicas? Y a mas cabe hacer un elocuente comentario sobre el interés que se despertó en El Mercurio para la difusión de las ideas y los principios llamados a entender claramente nuestro proceso emancipador. Son notorias los trabajos sobre Cristóbal Mendoza., Primer Presidente de Venezuela; Doctor y Coronel Antonio Nicolás Briceño, etc.

El Mercurio demostró un franco interés por estimular y desearle buena y larga vida a los órganos periodísticos que había o aparecían en el Estado, y aún fuera de él. Siempre mencionaba a El Provinciano y Boletín de Noticias, de Trujillo Independencia, de Escuque.

Briceño Valero estuvo poco tiempo en el semanario. Este los despide emotivamente y le augura éxito en las funciones que sale a desempeñar en la ciudad capital del Estado, a la cual se trasladó el 17 de agosto de 1913 Pompeyo A. Oliva se encarga de EL Mercurio; como Director – Propietario, Redactor y Administrador, sin perder por eso la publicación ni un ápice de lo logrado en los aspectos ya aludidos, pues los temas de índole histórica siguieron al mismo incremento. No dejó de aparecer por entregas, el libro de Briceño Valero Elementos de Cronología. El 23 de agosto, incluyeron la otra parte del bien meritorio artículo Quienes eran los cuicas?; y el 27 de septiembre la segunda y sucesivas partes de un estudio de Amílcar Fonseca sobre Los Dialectos Cuicas. Es de hacer una nota aparte sobre un trabajo de Briceño Valero, completo y consultativo, referente al gran patricio Vicente de la Torre. Aparecieron también interesantísimos artículos sobre nativismo, por el doctor J.M. Colina Montilla, a quien ya hemos visto en la dirección de algunos voceros trujillanos. Caemos en cuenta que el Director de El Diario de Valera en 1900, que escribía bajo el seudónimo de Pepe Montes era ciego, por lo que necesitó siempre de la ayuda de una hija suya párale desempeño de su noble función de Tablistán. Por esos días, exactamente en el número 32, del 30 de agosto de 1913, El Mercurio reprodujo el siguiente soneto Oh periodistas, del bardo colombiano F. Restrepo Gómez:


Adelante, seguid, es necesario
que la Justicia vuestra norma sea,
el Deber vuestro firme itinerario,
La Libertad vuestra mejor presea.

No empañéis vuestro escudo nobiliario
al soplo vil de adulación pigmea;
ya es tiempo de botar el incensiario
y alzar la frente y redimir la idea.

Y en estas horas de inclementes brumas,
haya gritos de paz en vuestros labios
y cascadas de luz en vuestras plumas.

F. RESTREPO GOMEZ
Colombiano.


Y Américo Briceño Valero, seguía publicando crónicas en referencia a otros variados temas, y merece el elogio una sobre el Coronel Andrés Linares que vió luz el 29 de noviembre, en el número 44. El 27 de diciembre de 1913, Pompeyo A. Oliva se despide hasta el año próximo, 1914, cuando al frente de El Mercurio continuaría sus funciones, pero es el de la fecha citada el último número que conocemos de este periódico en su primera época.

.
.
Rafael Ramón Castellanos