abril 28, 2011

APUNTES SOBRE EL PERIODISMO TRUJILLANO II

.
.

También es de 1908 un “semanario restaurador” aparecido a mediados del mes de abril, como La Voz de Valera, redactado por Jesús Briceño Casas, sin pie de imprenta y en formato cuarto, con cuatro páginas.

Entre sus colaboradores en apenas los números que hemos hojeado tenemos a Pedro Montesinos, Lorenzo Valero, E. Álvarez de Lugo y Briceño Casas.

Los editoriales son meritorios, altruistas y firmes, así como la crítica, teniendo importancia capital los artículos intitulados “De la Ceiba a Valera o Datos numerosos sobre la necesidad de prolongar el ferrocarril que hoy termina en Motatán”.

El número dos tiene fecha 30 de Mayo de 1908, el cinco es del 20 de Junio.

El primero de Abril del mismo año apareció en Trujillo El Paladín, periódico político en formato de medio pliego con cuatro páginas, sin pie de imprenta y dirigido por Luis Martínez Salas, siendo Administrador- Cronista Manuel Mendoza. Era semanario.

En la sección Literatura encontramos poemas de Juan Antonio Cavestany, Manuel Mendoza, Leoncio Martínez, Enrique Díaz Canedo, A. Baptista Quevedo, M. Pimentel Coronel, José Echegaray, Gaspar Núñez de Arce, J. A Sillón, Pedro P. Maldonado Martínez, José Rafael Almarza, Luis Valera Hurtado, Ricardo Palma, Rafael Núñez y Jesús Pacheco Rojas.

Son comunes en estas páginas los cuentos extranjeros, especialmente las versiones del francés. Publica, además, elogios conceptos sobre la prensa de Boconó, especialmente de La Cordillera del cual hacen una apología por sus acertados juicios sobre el actual régimen y sus destacados valores representativos.

Aparecen frecuentes reseñas de actos públicos e inauguraciones, de boletines oficiales y nombramientos nacionales y estadales. Notamos colaboraciones de Silvio A. Villegas, Pedro Jugo Delgado, Tulio Febres Cordero, Ramón Blanco, Alfredo Carrillo, Edmundo Anzola, F. Cardozo S. , José Rafael Almarza, Juan Ignacio D . Alta, V.M. Ovalles, Juan Pablo Bustillos y José Mármol Herrera. Así mismo unos “Comentos” de Cloro Mancio, “Efemérides”, las “Noticias Breves” y la “Crónica” circunscrita a la ciudad; informaciones telegráficas de Caracas; el Directorio de la capital del Estado; abogados; médicos, comerciantes, periódicos, etc, y reproducciones de Cecilio Acosta, Julio Flores, C. Borges.

Es acertado y franco el trabajo de J.T. Carrillo Márquez intitulado “El Monumento de Santana”, así como la sección “La Prensa en la mesa de El Paladín” en donde cada uno de los periódicos que recibían en canje fue anotado con abundancia de datos.

No menos merecen elogios algunos editoriales referentes al problema de la instrucción en Venezuela, y es mencionable el trabajo “Sobre la personalidad de Cipriano Castro, Espartaco Arquímedes” que firmó José V, Chávez, dedicado a la muy honorable señora doña Zoila de Castro.

Lo que más exploto el periódico fue el aspecto lírico y a más de los ya citados poetas también encontramos producciones de Manuel Gutiérrez Nájera, Ezequiel Bujanda, Leopoldo Díaz, Víctor M. Racamonde, Luis G. Urbina, Ricardo Gutiérrez, Salvador Díaz Mirón, B. Obando Espinoza, Manuel Rodríguez Tovar, Tobías Valera Martínez, Edmundo Añez, José de Diego y José Santos Chocano.

Se hacen alabanzas a los gobernantes trujillanos y publicó El Paladín, diatribas contra quienes llamaban “Tirano” a Castro.
“Tiranías como las de Bolívar, como las de Falcón, como las de Castro Benditas Tiranías!” titularon.

Posteriores colaboraciones fueron las de Enrique Contreras, Diego Rodríguez, Antonio José Pacheco, Juan A. Martínez, J.M. Mata Silva, E. Álvarez de Lugo, Máximo R. Barrios, Joaquín Zaldivar y Ezequiel Urdaneta Braschi. En poesía Juan de Dios Peza, José Salgas, Gracia Urdaneta, Lorenzo Valero, Andrés Mata, Víctor Hugo, Armando Diez, E. Álvarez de Lugo, José J. Pernía, Leopoldo Lugones, Antonio R. Azuaje, Emilio Ferrari.

Los artículos de José V. Chávez son muy exaltados, al colocar a Castro por encima de todos los seres y las cosas, para llegar a endiosarlo. En una oportunidad encontramos de Presidente Restaurador un fotograbado con un artículo intitulado “El Patriotismo y la Justicia Nacional ante el Deber”.

Aparece con el Nº 33 del 21 de Noviembre de 1908, un Homenaje en el XXV aniversario del Colegio Nacional de Niñas de Trujillo, Homenaje a sus benefactoras; copias de los decretos al respecto y de algunas notas muy interesantes. Reseña de los actos por E. Álvarez de Lugo y reproducción total del Discurso Académico. Así mismo vemos un artículo de Tulio Febres Cordero sobre el “Decálogo del Patriotismo”.

La sección de “Efemérides” apareció en todos los números, mereciendo mucho crédito y una muy amplia consulta, pues allí hay palpables demostraciones de un afán tesonero en recopilar el mayor número de datos.

El último número que conocemos es el 40 del 9 de Enero de 1909, con algunas producciones del doctor Amílcar Fonseca tales como “1808 – 1810”, “El Héroe sin Nombre de la Playa de Carache” y “El Primer Magistrado de Trujillo”.

Con un tamaño de 21 x 12 centímetros, nació en Valera en Noviembre de 1908 El Abecedario, periódico específicamente dedicado a “Ensayos Literarios”, incluyendo algunos temas de Pílade Marchani, Antonio María Maya, José E. Fontiveros, Pedro La Riva, Miguel Ángel Bazó, Pacífico Durán, alumnos del Curso Preparatorio del Colegio “Santo Tomás Aquino”.

El editorial es una tenue pieza en prosa con el adorno apasionado y romántico de la época. El número dos, último que hemos visto, apareció el 18 de Diciembre del mismo año, sin pie de imprenta, como el anterior.


EDITORIAL

Despierta hoy EL IRIS de su letargo y se lanza a la luz pública, enlutadas sus columnas por la ausencia irreparable de su director FERNANDO SEGNINI LUPI, a quien nuestro afecto y devoción quiere rendir un tributo de gratitud y de justicia en el primer aniversario de su muerte.

Más de treinta años de labor periodística ininterrumpida merecen mencionarse, siquiera sea por una vez, como en esta ocasión en que queremos ofrecer un homenaje digno a la memoria de aquel a quien debemos tanto.

EL IRIS vió la luz pública por primera vez en Chejendé el 1º de mayo de 1907 bajo la dirección del notable médico zuliano Dr. Carlos Andueza, quien fué su fundador. Y desde 1908 se hizo cargo de la dirección, por muerte del Dr. Andueza; F. Segnini Lupi, desde entonces se dedicó con verdadero fervor, al noble apostolado de la prensa, continuando la obra empezada por su insigne amigo en pro de la cultura y del bienestar colectivo.

Y como testimonio de su actuación en Chejendé donde vivió varios años nos permitimos copiar aquí entresacados de una vieja edición, algunos honrosos conceptos emitidos por ilustrados colaboradores en aquella población: en el segundo aniversario de EL IRIS.-…. “Chejendé 1º de mayo de 1908.- Sr. Fernando Segnini Lupi., Presente- “Por lógica natural, el día de hoy es de justo acontecimiento para Ud., que ha luchado gallardamente en el campo de las ideas, abogando con entereza por la moral social y el progreso de este pueblo desde la cátedra de la prensa; dejando vencias con su inquebrantable voluntad y plausible comedimiento cuantas dificultades han podido presentársele en la senda del bien pre – comunal que se ha trazado”.


JOSE FELIPE MARQUEZ


….. “EL IRIS, cuyos supremos ideales han sido siempre abogar por los derechos del pueblo y moralizar las costumbres. Dos años de prédica constante lleva este apóstol de la verdad, derramando luz que disipa las caliginosas tinieblas de la ignorancia, encareciendo la virtud que dignifica, reprobando el vicio que pervierte el alma y levantando sobre anchos y sólidos pedestales el sagrado santuario de la moralidad”.


ELISEO PEÑA B.-



“Y como todas las cosas que se alzan sobre el nivel común, el aludido periódico la gloria más legitima de Chejendé y el timbre de honor más preclaro de la familia Segnini.

Gracias a que un día allegóse a este lugar la índole modesta y creadora de aquel insigne zuliano muerto Dr. Carlos Andueza, cuya fama de médico y amigo aún aletea en nuestra mente; y a la constancia con que hoy todavía sostienen la civilizadora empresa don Fernando Segnini y su genioso hijo Fernando Segundo”.-

FELIPE LOPEZ


.
.

Rafael Ramón Castellanos